Friday, November 04, 2005

Los Contextos Perdidos De La Palabra de jesus

Aunque la mayoría de los estudiosos coinciden en afirmar que muchos de los dichos y parábolas atribuidos a Jesús en los evangelios forman parte de los estratos más antiguos de la tradición y que, por tanto, están entre aquellos materiales con mayores probabilidades de ser auténticos, casi todos reconocen también que el marco narrativo o discursivo en el que los encontramos situados no es el original. Un caso muy claro es la parábola de la oveja perdida, que aparece en los evangelios de Mateo y Lucas (Mt 18, 10-14; Lc 15, 1-7) con dos contextos narrativos diferentes y forma parte también de una colección de dichos o sentencias sin contexto narrativo, conocida como Evangelio de Tomás. Pero además hay serias razones para creer que los grandes discursos sinópticos puestos en boca de Jesús, como por ejemplo el sermón del monte, están construidos a base de enlazar distintas sentencias originalmente independientes.
Si tenemos en cuenta que los evangelistas compusieron sus obras varias décadas después de la muerte de Jesús, hemos de pensar que la localización de estos dichos y parábolas en el conjunto del relato obedece a los intereses pastorales y teológicos de sus autores y por tanto debe ser puesta entre paréntesis a la hora de intentar recuperar los sentidos originales esas palabras.
La imposibilidad de fiarnos de los contextos donde se insertan las palabras de Jesús es una de las dificultades más serias con las que se encuentran los investigadores que quieren reconstruir su enseñanza. Esta dificultad se incrementa por el hecho de que la cultura mediterránea antigua pertenece a la clase de culturas que los antropólogos denominan de baja contextualización, las cuales se caracterizan por producir documentos en los que se da por supuesto el conocimiento de una gran cantidad de datos contextuales por parte del lector. Este tipo de culturas corresponde a sociedades que evolucionan muy lentamente y en las que existe una gran cantidad de conocimiento estable compartido por todos. Los autores asumen este conocimiento en sus lectores y no se molestan en explicitarlo. El problema surge cuando una persona perteneciente a otra cultura lee estos textos. Como ella no comparte el conocimiento contextual presupuesto por el autor, la posibilidad de que interprete equivocadamente aquello que lee es muy grande.
La única manera de abordar satisfactoriamente este problema interpretativo sería anteponer a la lectura del texto la reconstrucción del contexto. En el caso que nos ocupa, el de las palabras de Jesús, es necesario trabajar a dos niveles. En primer lugar, reconstruir el contexto cultural e histórico de la sociedad palestina del siglo I. Para ello se pueden utilizar datos históricos y modelos sociológicos externos al texto; es lo que hemos intentado hacer en el tema 2. En segundo lugar, es necesario reconstruir el contexto de la vida pública de Jesús. Y aquí nos encontramos con un nuevo problema, pues casi toda la información sobre Jesús está en los propios evangelios y, como hemos visto anteriormente, los contextos narrativos de sus palabras son poco fiables.
El método que seguiremos será, por tanto, aproximativo y mixto. Seleccionaremos entre el material con más probabilidad de ser histórico los grandes temas de la enseñanza de Jesús y sus acciones más típicas e intentaremos relacionar unos con otras y darles sentido apoyándonos, sobre todo, en lo que sabemos sobre el contexto histórico, social y cultural del momento. Encuadraremos todo ello dentro del marco biográfico general de Jesús formado por los pocos datos que conocemos con seguridad: lo que hemos podido averiguar sobre sus orígenes y lo que todas las fuentes afirman sobre su muerte:
1. Jesús procedía de una familia judía asentada en Galilea.2. Su oficio fue el de un artesano especializado en trabajos relacionados con la construcción.3. Perteneció al círculo del Juan Bautista.4. Empezó su ministerio público en Galilea.5. Creó un movimiento campesino de masas.6. Se rodeó de un grupo de discípulos o colaboradores íntimos.7. Fue ejecutado en Jerusalén por la autoridad romana.

parrafo escrito por:Cristian Pico y Juan Afanador

0 Comments:

Post a Comment

<< Home